Consexiones.

Las primeras tetas que bese fueron las de la luna. Aunque deseaba romper la porcelana por la mitad, solo ella fue a despedirse en el boulevard. Me fui a ser feliz a otro lugar, otro destino, otro yo. Ya regrese y no fue como creí, todo sigue en su lugar.

Después el estruendo del metal me hizo silbar, y agitar la cabeza sin papar. Le rompí el jean y el condón igual, su temor a procrear hacia el sexo apagar. Al llegar la soledad me di cuenta que era con su amiga con quien quería estar. Ella no gustaba de mí, yo seguí mi vida sin más, buenos amigos ahora somos y ya.

Recuerdo esa garosa chica que quería mi miembro besar más tenía unos braquetes que me hicieron dudar. Ese día en especial que un examen de sangre tuve que tomar. La tome a ella por mujer una y solo una vez, fue mi primer vez. Desapareció y a un conejo ansioso me comparo.

Superado mi dolor fui tras esa chica que tanta alegría y tristeza trajo a mi corazón, una figura recurrente en mi cuento prexistente, estaba y no, pero fue quien me enseño que las ganas no son suficientes y querer hacerlo bien, no es cuestión de decirlo, ni de desearlo, si lo es lo será y si no, por más que lo quieras se irá. Soltar es otra manera de querer.

Entre idas y regresos probé el mejor café de Buenavista, tuve sexo con condón de chocoramo e invente un lenguaje propio, un lugar privado y el agua del yacusi de aquel motel se reboso con nuestro placer.

Aunque era una niña, ella todo a través de mi lo quería conocer, todos los tipos de motel, todas las drogas, todos los excesos y todos los sexos, al distanciar nuestras carnes se fugó la pasión y con ella el verano con su amor.

Cuántas veces más intentamos más cartuchos gastamos, entra y sale, la carne llama y el deseo quema hasta el mínimo común denominador de lo improbable, el sexo con odio también es un arte. Al despedirse esta vez el vacío que deja es tan grande que se busca con cualquier excusa intentar tener con quien desayunar para el hambre calmar.

De todo entra en el menú. Vocalista alcohólica amante de la piña colada; Jefe de cobranzas, a la que aún no le pago; Experta en lenguas extranjeras y no tan extranjeras; esa niña de cara brusquita y cuerpo sensacional; esa melómana que melo… al sonar esa canción; la chica que no había superado a su profesor y quería que la reprobara una y otra vez; esa niña mimada que la quería volver mimosa; esa madre que se escapaba conmigo de su hija; esa divorciada que vivía al extremo cada noche, entre libros, vino y bailes ochenteros; esa chica que me dio calor en el último día en mi fría ciudad.

Tuve un viaje espiritual, me rapte para otro piso térmico, más caliente, cerca al mar. Mis intenciones de cambiar acabaron a la semana en el diván de una chica sensual, no solo con ella sino con su amiga de tamaño descomunal. Pasado el tiempo hasta con quien quería tan solo una amistad termine en su cama sin protestar.

  • Ayuno sexual- si el problema del vacío era con quien desayunar, lo que tenía que hacer era parar de…

Tan solo cuando decidí parar me hice consiente de que todas ellas estaban por lo mismo conmigo en ese lugar. Bucle finito de condenación y vacío que solo pude abandonar en el momento en que empecé a amar. No fue tare fácil pero lo logre… Ahora soy mono y gamo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: