Un “lugar común” entre mar y tierra

El olor a humedad después de una noche de rocío mezclado con el olor a café es perfecto para recibir la alborada. El mar no está picado y el cebo listo para el anzuelo. Cuando llega la subienda salen los pescadores al río y al mar, esperanzados en que el día tendrá buena recompensa por la labor. Yo ya había dejado de esperar cosas buenas. … Continúa leyendo Un “lugar común” entre mar y tierra