Vida de perro, perro de un escritor.

Recuerdo que al abrir los ojos todo era distinto, podía ver, y no es que antes no viera, solo que ahora veía las cosas que antes estaban ocultas para mí. Pero es obvio y aburrido si les detallo acerca de esto, es más ya lo habrán leído antes… colores más intensos…. sabores más jugosos y hasta cosas raras como premoniciones, si todas esas cosas se suponen que ocurren cuando se esta como yo me encuentro en este momento. Momentos de brillo, cursis y patéticos momentos de brillo.

La comida de perro sabe bien, no entiendo por qué la como pero sabe bien. De repente ese sonido me interrumpe, esa pelota chillona de la que no puedo quitar mi atención se atraviesa entre yo y mi destino, me rindo ante ella y la sigo dejando atrás todo. La pelota definitivamente tiene algo mágico.

Hay veces creo que lo hace para jugar conmigo, pero no, solo le pasa de nuevo eso que hace que llene todo el cuarto de hojas arrugadas y toma mi pelota para pibotearla contra la pared. Cuando lo veo así pienso en lo difícil que es ser un ser humano y que nada es mejor que la vida de perro. Hasta los gatos sufren ya que son tendencias en redes sociales.

Ash siento la necesidad de beber agua, bebo agua, después muevo mi cola y zarandeo cosas un peluche apestoso con mi hocico mientras el solamente sigue viendo esa luz que sale de ahí, luz sempiterna que desgasta los ojos y el alma de mi mejor amigo. Molesto le muerdo la bota del pantalón y logro sacarlo de ahí, me pone la correa y me lleva a la puerta, mientras toma la llave un olor en el primer piso me cautiva,  corro tras el y me llevo por delante todo ami paso. Él sigue conmigo.

De regreso del paseo el vuelve a su monótono lugar y yo cansado de la jugarreta al mío, saben eso que dicen que los perros absorbemos el estado de ánimo de nuestros amigos y dueños, es verdad, no sé ¿y saben? no se imaginan que tan duro es ser el perro de un escritor, ya que tienen que estar todo el tiempo inventando y fabricando todo desde su nada interior, es un acto solitario. Él debería ser de gatos no de perros,  los perros somos felices ¿si me entiende mi perro? Más como no puedo hablar me limitaré a mover mi cola hasta que termine de escribir ¿será que si la bato mucho se cae? ¿Han oído algo así alguna vez? En fin iré a dormir si me deja la luz y el sonido de las hojas arrugándose y cayendo al piso.

Al abrir los ojos todo era distinto… Ayyyy vida de perro. Vida de perro de un joven escritor. He pensado en abandonarlo pero no podría vivir sin mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s