El perro me hablo- cadáver exquisito-

Me dolía, recuerdo que verla me dolía, pero ella era feliz, mañosamente albergaba mil justificaciones para acercarme a ella, quería un poco de ella, lo que me hacía falta, 5, 4, 3, 2 pasos más cerca de mí, tenía que hacer algo, le grité – ¿es que no me ves?- poniendo mi pie debajo de ella.

 

Ella sonrió de una manera sospechosa, como si supiera lo que estaba haciendo, si fuera consciente del efecto que tenía sobre mí. y me dijo, mientras se alejaba: yo siempre te veo. Cuando terminó la frase ya no estaba ahí..  pensé que depronto esa sonrisa, su mirada, esas palabras eran solo el producto de mi imaginación. un momento de alegría fugaz…

Es que uno nunca piensa que eso pase, que uno le grite a una chica siendo un perro y ella te entienda, te hable y encima de todo como si se tratase de una película de Dr. Dolittle intente ser mi amiga, mejor le presentaré a mi amo, es un buen chico, un poco solitario, iré por el.

 

“¿Qué acaba de pasar? ¿Le hablé a un perrito? pero él me habló a mi primero … Será que lo que decían mis papás y el Dr.méndez es cierto… me estoy enloqueciendo. Tiene que serlo, de otra forma no sería posible. Lo mejor es irme de aquí” pero el perro me agarro la bota del pantalón y me empezó a arrastrar hacia el, ese chico del que toda la escuela hablaba- no tenía buena fama-  y la mitificación de ese penoso ser me recaló en la cabeza una y otra vez, llegue a él y le dije: ¿ me ayudas?; el perro sonreía, él me veía como la típica chica del commodity de la época, yo lo veía como esos seres perdidos en el tiempo.

 

Ella- ¿ tu eres?

El- si soy juan, y si es cierto no tengo ombligo.

 

Ella no quería saber eso, no sabia eso y no tenia curiosidad alguna o relevancia por eso, ella lo trato como un cualquiera, y el restado de importancia, sin el peso encima de él, se puso feliz de poder ser normal.

 

Era particular pensar que una persona tan diferente, fuera lo más normal que ella había conocido hasta ahora, pero en realidad ¿Qué es normal? … la pregunta que rondaba siempre en su cabeza.

 

Ella – ¿ de dónde saliste tú?  – su pregunta era curiosa y un poco chocante, pero él siempre se había preguntado lo mismo. No de ella si no de él mismo y era excepcional que una persona extraña viera tan claramente lo que ni él ni nadie podía ver.

 

Es que las cositas de las que uno se viene a enterar siempre vienen del lugar menos esperado, pensaba el, parafraseando a keruack en el camino, le dijo: no se – la tomó de la mano- pero vamos a descubrirlo juntos, ella se sentía atortolada, perdió, estaba prendida a él y como si estuvieran volando no podía soltarlo, el golpe sería contundente, llegaron a una montaña, donde todo se apreciaba distinto.

 

Dijo ella:- ¿eres de acá?

El: no soy de allá señalo el espacio.

 

Ella….. sonrió nuevamente. Algo estaba pasando y no lo entendía, ¿Cómo puedo estar aquí? miró su mano sujetando la de juan, una persona que no era persona… pero entonces, ¿Qué era? un ser místico, del más allá, de otra galaxia. De repente sintió miedo, miedo de sujetarle la mano, miedo de no hacerlo también. Quería soltarla, quería salir corriendo pero sus pies no se movían, cada partícula de su cuerpo se iba, como esporas en el viento. Pero luego sintió lo contrario se sintió tiesa, fría, vacía o depronto llena. Era algo diferente… lo único constante era el miedo. El mayor miedo era el miedo del otro.

 

El la mira fijamente y le quita todas las capas que la hacen oler como cebolla, y al llegar a esa última verdad, la desnuda, la desarma, y el reconociéndose en eso, mira hacía arriba, salen del trance, el empieza a elevarse, una luz lo sube a una artefacto suspendido en el aire, el saliendo de ella y volviendo a su cuerpo sin dejar de clavar su mirada en los ojos de ella le extiende la mano como un gesto de invitación, ella se aferra a sí misma en principio, el se estira, toma su mandíbula como ancla e inclina su rostro robandole un ósculo, el se desintegra en el cielo, ella se concientiza, se siente, vuelve a sí, le interrumpe su ensoñación el ladrido del perro con el que habla. ¿ se le quedo o lo dejaría?

 

De pronto lo había soñado, todo era irreal, tenía que serlo. La vida nunca es tan buena, ella sabía muy bien eso. Quería que fuera real, quería sentir esas mariposas. Pero no eran mariposas eran luciérnagas, hacían que su interior brillará y el calor que emitían la derretía por dentro. Era una lucha, una batalla épica entre lo que es ella, y lo que él había Hecho. Lo odiaba, lo odiaba porque no quería dejar de sentir esa llama que él había prendido. Pero más que nada quería apagarla, quería vomitar las luciérnagas pero ya era demasiado tarde o de pronto era el momento exacto… Pero mientras más intentaba expulsarlas más calor emitían, la quemaban por dentro. El ¿el perro? la miraba inquieto no entendía lo que sucedía, no quería herirla pero sabía que lo estaba haciendo y al hacerlo se hería a sí mismo… De repente entendió todo, ella se había enamorado de un perro, estaba cansada de los seres humanos, su subconsciente creó una historia en la que una relación utópica con un ser extraterrestrial funcionaba, tras fracasar una vez, y otra vez decidió rendirse a la broma infinita de la vida y preferir un perro hombre a un hombre perro.  

 

Actualmente ella está loca, loca porque el amor hizo eso en ella, perro, humano, gato, tortuga, todo era lo mismo. Ya nada importaba, era feliz. Era ella, estaba sola y eso era perfecto.
Esperen, esperen aun no termina, soy yo el perro que habla, les dire algo, no fue un sueño, Juan si existió, es más, no hay noche en la que no venga a visitarla, estacione su nave espacial en el patio de atrás de la casa de ella y la observa mientras duerme ¿suena tiernamente enfermizo, no? son tal para cual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s