Repartidor de pizza sin ombligo

Repartidor de pizza, 30 min. o gratis.

A la edad de 15 años mis papas preocupados por ciertas actitudes asociales me llevaron a un centro psicológico remitido por un doctor de medicina general de una EPS extraña, en esa leve entrevista me sorprendió ver la metodología de clasificación mental que me aplicaron, primero me pusieron a interpretar figuras ochenteras, después como si fuera un espía ruso me pusieron un identificador de mentiras y por ultimo me pidieron desarrollar un cuestionario que parecía diseñado por el doctor S.Holmes. Al salir unos días después fui por los resultados en mi bici, siempre fui más rápido de lo normal como si se tratase de una persecución, al llegar al consultorio comprendí muchas cosas cuando abrir el sobre y leí el dictamen: trastorno bipolar fóbico paranoide esquizofrénico nivel 2.

Como creé el sistema que uno puede vivir cuando lo estigmatizan, no pude tener relaciones serias, refiriéndome por serias a las que llegan a segunda base, hasta ahora puedo pensarme una relación con otra persona como yo. Debido a mi bipolaridad no me permití terminar mis estudios, ninguno de los que empecé, ni siquiera con la compañía de todas esas pastas de diferentes tamaños, colores y sabores que me permitieran concentrarme. Lo único que no abandone porque me permitía abandonarlo todo fue mi bici, ahora después de muchos años estoy comprando mi moto, a nombre de otro ya que no soy confiable para el actual sistema financiero, meditabundo en una silla de espera me llaman y me dicen: – señor Ramos, ya verificamos el pago y crédito, puede pasar para recibir su moto y seguro, sígame por favor.

Me levanto contento en la silla, creo que empieza una nueva etapa para mí, por primera vez consigo algo que me importa y mucho. Sigo al vendedor y veo mi moto tipo scooter, en esos pocos segundos todo se para, solo escucho los amplios latidos de mi corazón, una gota gruesa y espesa sale de una parte de mi 100, de la 100 también Salí yo estrenando mi moto, subí el puente de la 15 y me dirigía para la suba, vivo en suba compartir, de repente mis ojos perdieron su orientación y como marinero cuando suelta el ancla pareciera salirme del kinetismo a un estado de inercia absoluto al ver “ se necesita mensajero a moto para importante compañía de pizzas”, inescrupulosamente realice un giro en U prohibido, con afán, emoción y ansias parqueo, apago, me bajo, tomo las llaves, amarro el casco, dando pasos triunfantes como si fuese un llamado divino.

Es la segunda vez que paso por esto hoy, una silla de espera, está sonando la W, hay un  pequeño ventilador, solo pienso que este lugar no tiene pinta de compañía de pizzas, es mas no tiene ese característico aroma a pasta de tomate, carnes y vegetales frescos. Tomo un poco de valor me le acerco a una señorita detrás de un mostrador, siempre he pensado que ellas son una provocación intencionada de los grandes contribuyentes del sistema capitalista para dominarnos, estando frente a ella espero que suba la mirada y note que estoy frente a ella, miro de reojo en que gasta el tiempo mientras no está atendiendo gente, era obvio Facebook, hago ese irritante sonido con la garganta como si tratara de inducir una toz señaladora, por lo contrario y con vergüenza sale un poco de aire retenido en la boca del estomago, lo llaman eructo, ahora si logre llamar su atención. Me pidió dejar mis papeles que era una de esas tantas compañías que trafican con el trabajo de los otros, los deje desanimado y con una sonrisa hipócritamente, fascinante, retadora, coqueta, insinuetas me despedí.

Después de superar con Martica el trafico, Martica se llama mi moto, creo que le he puesto ese nombre por esa primer persona que logro que tuviera libélulas en mi estomago, digo libélulas porque me ocasiono gastritis debido a los aguijones del rechazo, esos primeros enamoramientos en monologo hacen que uno grave en el subconsciente el nombre de esa persona, para después ponérselo de apodo a un objeto de valor al cual lo podemos poner bajo nuestro sometimiento, como si con eso castigáramos inconscientemente a esa persona. Rayos. Llegue a casa, el vigilante del conjunto me dice señor ramos tome sus recibos, recibos, recibos y mas recibos.

Como si estuviera embriagado duro un poco abriendo la puerta, no recuerdo si eche pasador o no, no creo si lo hubiera echado no conseguiría salir, debe ser que eche doble llave, en fin entro al apartamento, contrario a lo que todos piensan cuando entran no hay desorden, dentro de mis trastornos compulsivos soy retóricamente impecable. Me siento con un sándwich de tres carnes de marca blanca Éxito y una Coca- Cola 600 ml a ver tardes de comedias por Warner, justo cuando Morfeo me pega el telefonazo, telefonazo, telefonazo, parece tan real, hasta casi siento la vibración, vuelvo del transe y efectivamente era real, me llaman de un número desconocido y no entiendo lo que me dicen sino que fui seleccionado para el puesto de transportador de pizzas que mañana empiezo en la dirección y que yo no sé qué… Plop!!! me fui en un viaje introspectivo, escuchaba de fondo las palabras de la señorita, cayendo en un vacio de felicidad, hoy había logrado dos aciertos, ¿sería la cruz de Gólgota?, no, hoy no la lleve puesta, vuelvo en si antes que termine la conversación con la sensual voz del éxito, retomo la conversación, pido la dirección, direccionales pongo hacia la derecha al día siguiente a la hora fijada para parquear, entrar, presentarme, entender, empezar y salir a mi primer pedido.

30 minutos o gratis, 30 minutos o gratis, 30 minutos o gratis, la pagare yo si no llego, un sudor frio invade mi cuerpo, cuerpo liviano siento como si fuera una molécula de la vía, fluye todo fluye como el aire, soy parte del aire, recuerdo al profesor Miyagi en karate kit,  todo fluye, 30 minutos o gratis, 30 minutos o gratis, 30 minutos o gratis, llego al destino, destino, mi destino, soy más rápido que mi destino, 30 minutos o gratis, mi destino es usar mi trastorno bipolar fóbico paranoide esquizofrénico nivel 2 para llegar más rápido que todos. Todos me siguen, debo ganar, debo llegar, soy el Forest Gump de las motos repartidoras pizzas, pizzas aquí, pizzas allá, dentro del horno del sistema dos compañeros salen quemados, re-estructuración, quedo como el único repartidor, con mejor salario y comida gratis, es mi destino darwiniano, el más rápido sobrevive al cuello de botella  de la evolución moto ciclística, me acorde de mis épocas de bici cuando Mariana Pajón gano la medalla de oro.

Al cabo de unos días mande la moto a reparación, me dieron ese día, me sentía tan inútil, infuncional, improductivo, idiota, imbécil, melancólico, depresivo, víctima del sistema, me quería suicidar pero soy cobarde, me senté en el sofá y me puse a ver la maratón de comedias de Warner (deja vú), ahora estaba feliz, sonriente, con ganas de comerme el mundo, eufórico, quería tomar aire, Salí a caminar solito, sentarme en una banca a fumar un… y la vi, ella estaba debajo de ese puente de Transmilenio sentada en una banca, la fuerza de atracción sin pensarlo me llevo a ella, a su lado estoy con la misma sensación de la silla de espera, y le pregunto:- que haces? Ella me responde:-esperar, le pregunto:- como en una silla de espera? Ella me responde:- sí, así, sonriéndome. Mi trastorno bipolar fóbico paranoide esquizofrénico nivel 2 me dice que ella es la elegida. Le pregunto: qué esperas? Ella me responde algo asombroso:- mira la verdad es que quede desempleada hace tres días, estaba deprimida y esperaba bajo esta silla que me callera algo del cielo, y ya tu vez, me callo una moneda, sí, no hagas esa cara, una moneda. El mundo va más rápido de lo que parece y van botando su plata sin darse cuenta, yo la recojo y como lo que se cae no es de nadie, decía mi abuela, yo la tomo y eso me da para mis copias de la universidad y comida, ahora necesito extender mi organización para que me alcance para el transporte, le pregunto:- hablas enserio? Ella me responde:-te vas a burlar? Es enserio, muy enserio. Yo interrumpo:- para nada solo que soy el repartidor de pizzas más rápido de la ciudad… yo te transporto. Ella con su sonrisa aprueba mi propuesta.

Ahora no solo soy transportador de pizzas, sino también la transporto a ella. Solo espero que no sea producto de mi imaginación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s