A la cajera, caerle. V2.0.

Ay!!! no, no Dios mío!!! No por favor, esto no me puede estar pasando a mí. Nota mental: esto siempre me pasa a mí, siempre estoy en el lugar equivocado en el momento equivocado. No sé si recuerden el día en que aprobaron la ley 100, pues nací ese día, seguro algo tuve que ver con eso. Cuna de oro le llaman a las que nacemos privilegiadas económicamente, como si todo fuera la plata. No me gusta hablar mucho de mí, pero creo que la mayoría de cosas que pasan son mi culpa, ahora hago yoga para estar más tranquila con migo misma.

Vivo en un país como este, más exactamente sí… es este. Mi mamá es gerente de una multinacional de perfumes (nunca se baña) y trabaja en Texas U.S.A, ella quería que tuviera una educación como la de ella acá, por eso vivo con mi abue, monotéticamente no me falto nada, sólo un papá,  me abandono al nacer porque no fui niño. Mamá  por un trastorno de inferioridad en su infancia se rompe el coco por darme todo lo que necesito, menos su presencia; cuando sea madre, si algún día lo soy, seré de esas amas de casa que se la pasan con los hijos y se les mete en la vida de una manera fatídica e irritante (no mentiras).

Antes no sé con este historial de vida como no soy avarienta y asesina. Como les decía siempre estoy en el lugar y momento menos indicado, les podría contar mil y un anécdotas, más que increíbles parecerían mentira, verdad, falsedad, acierto, ilógicas, teóricas y hasta simbolomagicorealistasubjetivamelancolicofatalistambigua. Así que sólo les comentaré  tres antes de volver al hecho actual que estoy viviendo, que me ha dejado desecha, como cuando tumban un cigarrillo al piso después de 5 minutos de placer,  no me estoy desviando, solo lo uso como referencia a mi primer hecho, diría yo, que es la causa por la que ningún hombre me toma en serio.


Anécdota – hecho 1.

Dicen que un cigarrillo quita cinco minutos de vida 5, 4, 3, 2 ,1 ,0…suena highway to hell, después lo arrojas al piso, ese pequeño momento de consumo te da placer por esos minutos y solo esos minutos, prestándose a un doble significado (un quickly). Estaba en mi fiesta de quince años, 1 primavera, 2 primaveras, 3 primaveras, 4 primaveras, 5 primaveras… 15 primaveras (especial para la mayoría).

Recuerdo estar tomando el sereno de la noche con el chico que me gustaba, el sé encontraba fumando sexy, saxo, jazz de fondo, sexo, quiero sexo, le dije – como ese cigarrillo quiero robarte el aire de tus pulmones y cinco minutos de tu vida- (mi papa debió ser poeta…la madre), acto seguido estaba perdiendo la virginidad debajo de una mesa del club donde hice la reserva para pasar a ser literalmente mujer, fueron 5 min, deberían haber marcas de cigarrillo con ese nombre (5 min) y manejar esa doble intencionalidad, no fue tan malo, hasta ahí todo iba normal, pero comenzó a temblar (temblor de verdad), no muy duro, pero si lo suficiente para que se cayera una viga encima del chico sexy, saxo, drum and bass de fondo.

Todos nos buscaban, nos encontraron en bola, él instantáneamente muerto con cara sonriente (al menos moriría feliz), yo estaba bajo la mirada señaladora de todo el mundo, desde ese momento tengo un fetiche, me satisface el hecho de fumar un cigarrillo, más que fumarme a un hombre.

Anécdota – hecho 2.

Un domingo en la mañana leyendo el periódico en busca de empleo, seria buenísimo unos clasificados de desempleo, la gente debería trabajar por temporadas y después buscar des-emplearse, bueno… me atrajo mucho una oferta que decía: importante empresa exportadora busca personal aventurero, con ganas de conocer el exterior, sin ningún tipo de inconvenientes por viajar en contratación inmediata. Llamar al 2 666 666, me pareció curioso, llame, me aliste, me arregle, tome un taxi.

Llegue a unas bodegas, me sentaron en medio de muchas personas, el chico del lado me dijo- seguro es otra pirámide de ventas. Ojala lo hubiera sido, creo que el anuncio debió haber dicho mejor algo así: Se necesita MULA viajera, que quiera quedar bien en el interior de un hoyo en el exterior.

Fui seleccionada y debía tomar mi decisión para contratación inmediata, mi destino seria parís, destino, destino, destino, que palabra tan caóticamente sensual, destino, destino y el destino fue interrumpido por un operativo de la policía narcótica o de antinarcóticos…algo así, normalmente no te piensas estar sentada en una mesa llena de drogas al frente tuyo y un montón de policías viéndote, me acorde de la fiesta de quince años, solo quería un cigarrillo. Ahora no suficiente con mi extraño fetiche soy farmacodependiente depresiva a causa del polvo narcótico volando por todas partes. Mi mamá me saco del problemon (un buen aroma compra plata) exigiéndome no buscar trabajo ya que lo tenía todo.

Anécdota – hecho 3.

Retomando la nota mental: Esto siempre me pasa a mí, siempre estoy en el lugar equivocado en el momento equivocado. Volviendo al momento actual: Hay no, no Dios mío!!! No por favor, esto no me puede estar pasando a mí. Hace unos pocos días termine mi periodo de prueba como cajera en un banco, hoy me estoy empoderando de mi puesto, estaba feliz hasta ahorita, ahora, enseguida, ya.

Unos locos entran al banco haciendo un escándalo, la verdad pensé que era una pega de no me lo cambie hasta que uno de ellos a la loca tolondra le dispara al guardia, antes, ahora, ya estamos todos amarrados como rehenes, todos sudan como cerdos al matadero, hay muy malos olores ( mi mamá vendería acá muchos perfumes), solo quiero un cigarrillo y una pepa de colores que me haga sentir un poco más tranquila, a decir verdad, uno de los camuflados me dice- sofí? Mi sofí? Sofía… se quita la máscara (nos vemos con una mirada penetrantementescalofriantealegre) y lo recuerdo todo, 13 de abril de no digo que año, porque una dama no revela su edad, ese chico barroso con el que estuve por pesar, fui su primera vez y la verdad creía que sería la única, como estamos en horario familiar omitiré los hechos (ahora esta como bueno), me levanta y me quita todo… excepto la ropa (mal pensados), me dice- hoy por mí, mañana por ti, puedes irte. El gerente y todos me miran de una manera extraña, como si pudieran con sus ojos hacerme explotar la cabeza, como si quisieran crucificarme, o si los hubiera vendido a ellos por un par de monedas más bien.

Antes, ahora, ya estamos todos en la estación de policía, mi “amigo” preso, y yo con un historial de narcotráfico, nuevamente mi mamá me salva el pescuezo, tan bonita. Al pasar el fin de semana voy el día lunes al banco al horario habitual, me siento en mi puesto y todos con cara de puño me miran intentándome decir algo, todos cobardes nadie se atreve.

Llega mi jefe con si taza de café ahbitual y me dice tranquilamente que estoy despedida, trámites, papeleos, más trámites y más papeleos (que más esperaba de un banco), me llamaron para una liquidación estilo Chuck Norris, una patada en el trasero.

Tres días después de acabar con mi liquidación a punta de películas de amor, cigarros, porno, y mucho helado, salí a caminar decepcionada de la vida,  me senté en una banca debajo de un puente de Transmilenio,  aquel día que cayó una moneda del puente como si fuera directamente del cielo, definitivamente mi vida empezaba a cambiar, un sujeto sexy, fumando se me acerca y me escucha hablar sola,  se sienta y me escucha como nadie lo había hecho. Pensé que se burlaba de mi al ofrecerme ser transportada por el, es un de momento de felicidad con súbete a mi moto de menudo como fondo. Además pizza gratis. Es repartidor de pizza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s